Ninguneo doloroso
Cada vez más personas me escriben por privado en Twitter para contarme su situación en este sector tan "privilegiado" en el que tenemos la suerte de trabajar.
He de decir que afortunadamente muchas de las situaciones que más de uno me cuenta son totalmente ajenas a mi situación, y es por esto, y por lo que te voy a contar a continuación que quiero ser altavoz para todas esas personas que así lo quieran.
Hace unos días me encontré un Tweet donde un chaval que sufría acoso en el colegio agradecía al niño popular que un día se parara a mirar a su alrededor, reconociera que había quienes sufrían ese acoso y condenara esa situación.
Ni que decir tiene que nada de lo que hubiera dicho el chico acosado habría cambiado su situación, más bien la habría empeorado, porque eso es lo que enseña el acoso, callate, no hables, si haces o dices algo solo lo empeorarás todo.
Pero cuando alguien popular, alguien con poder, alguien con status social, dice, "Eh, eso está mal, haciendo eso no moláis nada", pues los matones se lo piensan dos veces, porque ellos quieren molar (su mierda de autoestima así se lo exige).
Acercaos amigos y contemplad la triste historia que sucede cuando nadie con ese poder te ayuda...

Todo comienza con ilusión

Tras un gran esfuerzo consigues tu trabajo soñado como desarrollador. La primera mañana que vas a la oficina es una mezcla entre ilusión y miedo a no dar la talla, la inseguridad será tu compañera los próximos años. Lo único que puedes hacer es dar lo mejor de ti.
Llegas a la oficina más temprano de lo que deberías, esperas fuera tomando un café, comienzan a llegar las primeras personas al trabajo entras e intentas entablar conversación con los que serán tus compañeros de trabajo, todo va bien, parecen personas normales y decentes.
Todo como te lo esperabas porque todo lo que has leído en internet sobre tu empresa es la repera, son de lo bueno lo mejor y ponen en el centro de sus decisiones a la gente con la que trabajan.

La formula del desastre

Mientras configuras el equipo llega la reunión diaria, te presentan, algunas caras de indiferencia, otros ni te miran, algún mánager o persona de recursos humanos con cara afable y sonrisa de oreja a oreja.
Sonríes con nerviosismo mientras tu voz interior te alarma "Mis compañeros no me quieren aquí", te esfuerzas en apagar esa voz, es fruto de tus inseguridades.
Te muestran tu sitio y miras alrededor, si has tenido suerte tendrás un compañero sentado a tu lado, parece una tontería pero tener alguien sentado cerca de ti hace mucho, pero la verdad de tu situación pronto es revelada, en cuanto puede ese compañero se cambia de sitio al núcleo donde pasa todo.
Y es que somos adultos, pero de dinámica social no nos han enseñado nada aunque rija nuestro día a día, los "grupitos" ya están formados y sabes por experiencia en el instituto que esto es un adaptarse o morir, hay que formar parte de un grupo como sea.

Intento de adaptación

Eliges el grupo con el que te sientes más afín, (en un 15% más o menos) te esfuerzas por encajar, de hecho te esfuerzas por encajar tanto que empiezas a desencajar, los próximos días son un equilibrio entre ser un plomazo que ríe todas las gracias y simplemente no hacer nada.
A los pocos días surge la oportunidad perfecta después del trabajo, la gente está quedando para unas cañas, a eso de las 19h, pero tú tienes que irte a casa, porque tienes hijos, o un gato, o una planta, o no bebes alcohol, o tuviste problemas con el alcohol, o estás hasta las narices de que para poder encajar en tu trabajo tengas que invertir tiempo de tu vida personal.
Así que no puedes ir, y los próximos días se convierten en bromas del día de las cañas y de la serie de turno que todo el mundo vé, esa que lleva 9 temporadas y tú no has visto ni 2 capítulos porque a ti lo que te gusta es hacer ganchillo.
Te das cuenta que para poder encajar tienes que cambiar todo tú, tu vida privada, dejar de ver a tu gato, cambiar tu horario para entrar de 10 de la mañana a 7 de la tarde aunque a ti te dé la vida salir a las 5 de la tarde, así que tomas una decisión.
  • Si decides adaptarte tu infierno ha terminado y tu vida personal también.
  • Si decides mantenerte firme con eso que llaman conciliar, sigue leyendo.

Decidiste Conciliar

¡Aquí hemos venido a jugar, claro que sí valiente!
Llega la hora de trabajar, de mancharse las manos, no eres una eminencia en ningún campo pero te defiendes en aquello para lo que te han contratado, te encargan hacer grupo con más gente y desarrollar una feature.
Para ello os tenéis que poner de acuerdo en como lo vais a hacer, que tecnologías usar, que aproximación ... A veces hasta decisiones de arquitectura.
Esta funcionalidad se parece mucho a una que hiciste en un pet project y te quedó genial así que propones hacerla como sabes que va a ir bien, el resto del grupo (que pertenecen todos al mismo grupito) te rebaten y se decide que se haga como ha propuesto la persona con más liderazgo en ese grupito de colegas.
Si tienes suerte esa persona sabrá mucho y habrá tomado buenas decisiones, si no has tenido suerte todo estallará en unos días y te comerás el marrón de una decisión con la cual no estabas para nada de acuerdo pero era lo que había que hacer.

Dinámica actual

Cada vez que hay que tomar decisiones os juntáis y discutís las estrategias a seguir, no sabes como pero ya no das tu opinión, o bien porque NUNCA se toma como una opción, o bien porque simplemente mientras tu hablas exponiendo lo que a ti te parece que se debería hacer. El resto del grupo mantiene una conversación paralela decidiendo ya sin ti el qué y el como.
Cada vez que algo estalla te sientes una mierda, porque además ha estallado donde sabes que iba a estallar, la frustración crece, no sabes si no vales para desarrollar o no vales como ser humano, así en general.
De vez en cuando te sorprendes a ti mismo intentando evitar la siguiente cagada y mientras hablas gritas interiormente "PARA QUE COÑO TE MOLESTAS SI NO TE VAN A HACER CASO".
Tu grupo se comunica por un canal privado de slack o whatsaap o telegram o whatever en el que por supuesto tú no estás.
Es que es un canal para hablar de todas esas cosas que no te interesan como las cañas o Juego de Tronos, pero "oh surprise" también hablan de estrategias seguir con el producto, como realizar la siguiente funcionalidad o se pasan recursos para entender el último estallido en producción.
Tú por tu parte, pues cada vez tendrás menos ganas de ir a trabajar, cada vez hablarás menos, cada vez procurarás hacerte más y más insignificante para que no vayan a por ti, tú solo haz lo que el grupo acuerde sin ti y vete a casa en cuanto puedas.
Si te hace mucha falta el trabajo aguantarás y con suerte en un tiempo razonable antes de que te estalle la patata podrás cambiar de grupo, o de empresa y llegarás a un sitio más equilibrado, donde te respeten más aunque solo sea porque ya llevas un tiempecito en todo esto.

Esta historia pasa más de lo que crees

Variantes de esta historia hay a cascoporro como dicen en mi pueblo, llegados a este punto yo solo puedo dar las gracias a la gente que me rodea, porque cuando me he sentido que no valía, me han apoyado porque cuando había que formar grupos han escuchado mi voz.
Estoy muy sorprendido por la cantidad de gente que me ha contado algo similar, que vale, que son 5 o 6 personas las que me vienen a la mente ahora mismo, y que pueda parecer casos aislados, pero es que este tipo de acoso "involuntario" enseña a las victimas a estar calladas, a no hablar, a no contar, a avergonzarse a auto inculparse de todo lo que les está pasando.

¿Y QUE HAGO?

Si tienes la posibilidad de abandonar esa empresa por otra será lo más cómodo, pero no siempre es así.
Ojalá pudiera decirte que todo va a salir bien, darte una formula mágica, pero empresas chupiguais llenas de lodo hay en todas partes y algunas veces cuentan con gente que quiere mejorar las cosas y otras tantas no...
Si ves que estás a punto de estallar, háblalo con recursos humanos, pide un cambio de proyecto, alega lo que te de la gana si te da miedo hablar de tu grupito.
Por último si decides abandonar la empresa, por favor DI LA VERDAD, tú ya no tienes nada que perder pero los que vengan detrás sí.
Todos sabemos que crees que las personas que te han ninguneado no son malas, es que simplemente no son afines, pero no se trata de acusar a personas, se trata de reducir ambientes tóxicos, se trata de no favorecer ese tipo de ecosistema.
Las empresas pueden hacer mucho a este respecto, cosas como team building EN HORARIO LABORAL, no agrupar a las personas que vengan de la misma academia, bootcamp, universidad, etc... Para evitar antiguos grupos y viejas rencillas.
Por último, las personas con responsabilidad, los lideres de los grupitos y los lideres reales, PUEDEN Y DEBEN hacer valer la voz de todo el mundo por igual.
No me corresponde a mí dar más soluciones, solo decirte que NO ERES UN CASO AISLADO DE PERSONA DEMASIADO SUSCEPTIBLE SIN HABILIDADES SOCIALES.
Last modified 2yr ago
Copy link